Radiestesia

¿Qué es la Radiestesia?

La radiestesia es una técnica de captación de las ondas emitidas por todos los cuerpos, en la que se producen fenómenos físico-psicológicos, mediante el empleo de instrumentos adecuados (péndulo o varilla) que generan respuestas convencionales cuya interpretación permite al radiestesista determinar la ubicación, naturaleza, composición, propiedades e información de los cuerpos.

En mi práctica de coaching uso la radiestesia con péndulo para escuchar los mensajes del alma de las personas para que puedan comprender el sentido de un problema o una condición física. El péndulo es una herramienta que me permite acceder a la información de la mente subconsciente de la persona.

pendulo-espiral-de-metal-plateado-grande

La mente y la radiestesia

KARNAK_edited.jpg

La mente funciona en tres niveles diferentes: la mente consciente o racional, la mente subconsciente o irracional y la mente supraconsciente o espiritual. La mente consciente es la mente cotidiana, la que piensa, analiza, deduce, discierne, conecta datos, da soluciones, toma decisiones, calcula y da órdenes. Es la que filtra los estímulos externos e internos. Es la mente de la razón y la lógica.

La mente subconsciente, en cambio, es más sutil y podemos recurrir a ella para acceder a cierta información, pero ella por sí misma no atiende ni a la razón ni a la lógica. Acepta todo lo que le llega sin cuestionar nada. Si algo sabe hacer es acatar órdenes. En ella se almacenan todo tipo de memorias, tanto si las recordamos como si no. Todas las vivencias y experiencias quedan en ella en forma de impresiones.

ISIS.jpg

La mente como almacenamiento

Es la parte de la mente en la que se encuentra nuestra herencia energética. Es decir, así como heredamos nuestros rasgos a través del ADN, también heredamos bloqueos energéticos, fobias, traumas o energías negativas, y es en la mente subconsciente donde se almacenan. También es donde están nuestras creencias, pensamientos, juicios y cualquier cosa que la mente consciente haya dado como válida.

La radiestesia con péndulo me permite acceder a toda esa información sin necesidad de hipnotizar a la persona. Es una técnica muy sencilla, pero muy poderosa. El subconsciente siempre nos guía por el camino más seguro y rápido para que la persona pueda experimentar cambios positivos y transformadores.

El ser humano como receptor

El hemisferio cerebral derecho es el responsable de la intuición, la creatividad, la imaginación, del inconsciente. Su receptividad va más allá de los cinco sentidos. Gracias a él podemos percibir cosas invisibles y sutiles.

El cuerpo humano es el receptor de las ondas provenientes de su entorno. Los instrumentos radiestésicos son amplificadores de la señal recibida y descodificadores de la misma, gracias a una convención mental. El hemisferio izquierdo puede hacer una pregunta, pero la respuesta la dará el hemisferio derecho.

ISIS_edited.jpg

El ser humano es una antena

Tiene la capacidad de acceder a mucha más información de la que le proporcionan los cinco sentidos. La mente subconsciente es una parte poderosa de nuestra mente capaz de conectarse a entidades mayores como es el subconsciente colectivo. El ser humano sabe. Pero no siempre es capaz de escuchar esa información por la barrera que forma el hemisferio izquierdo del cerebro, responsable de la racionalidad.

El trabajar con el péndulo radiestésico me permite traspasar esa barrera para que las personas se beneficien de esa información tan poderosa que, de otra manera, nunca tendrían acceso por sí mismas.

smoking5.jpg

TESTIMONIO

Antes de trabajar con María me costaba tomar decisiones. Cuando empezamos a trabajar con TPM, descubrimos que mi primera decisión sería comprarme el piso de mis sueños. Para ello debía vender el piso  en el que estaba viviendo y tenía que pedir una nueva hipoteca. Esto se me hacía imposible. ¿Cómo iba a vender mi piso en estos momentos de crisis y cómo me iban a dar una hipoteca a mi edad? María me dijo que no había nada imposible. Así que yo decidí creer lo que me dijo. Para mi asombro, a las pocas semanas de empezar a trabajar, ya tenía una pareja que me alquilaba el piso viejo con opción a compra.

¡Qué nervios! Ahora tocaba la parte más difícil, que me concedieran la hipoteca. Estuvimos trabajando con este objetivo hasta que lo conseguí. Ocurrió lo inimaginable. Ahora vivo en el piso de mis sueños que vi mientras María me estaba ayudando a lograrlo. Y no solo eso, en el proceso crecí como persona y mejoré algunas relaciones importantes en mi vida. ¡Gracias María! Pronto voy a seguir con un nuevo objetivo. ¡Esto funciona!

Imma P. Comercial

Sant Sadurni d'Anoia, ESPAÑA