Tu mente lo puede todo


Mi lema es Tu mente lo puede todo. Estoy absolutamente convencida de que si sabemos utilizar bien nuestra mente no hay nada que nos pueda detener.


Solo cuando destapamos todo nuestro potencial (tenemos claro lo que queremos, nos programamos para alcanzarlo, nos liberamos de todas las energías de baja vibración que nos impiden avanzar y trabajamos la mente consciente con la mente subconsciente conjuntamente) somos capaces de pasar a la acción con la certeza de que obtendremos los resultados que tanto deseamos.


Me apasiona trabajar con la mente. A través de ella es fácil gestionar nuestras emociones, nuestra energía vital y alcanzar nuestros objetivos. Hay una gran diferencia cuando andas buscando las razones de lo que te ocurre desde tu mente consciente a hacerlo desde tu mente subconsciente. En eso me especializo.


También me especializo en Personas Altamente Sensibles (PAS). Cuando estas personas necesitan ayuda, lo mejor para ellas es acudir a una profesional que sepa de su rasgo y qué mejor que una profesional que también lo tiene y ya ha recorrido el camino para llevar una vida más plena.

Normalmente, las personas altamente sensibles (PAS) superan muchos problemas y dificultades de forma natural y por ellas mismas. Sin embargo, en ocasiones no saben cómo hacerlo. A veces, por no tener conocimiento y, a veces, por no tener las herramientas o el acompañamiento necesario.


Hoy me gustaría hablarte de la mente subconsciente y por qué es de suma importancia en nuestras vidas. Pero primero, déjame hablarte de la mente consciente, que es la que mejor conocemos. La mente consciente es la mente cotidiana, la que piensa, analiza, deduce, discierne, conecta datos, da soluciones, toma decisiones, calcula y da órdenes. Es la que filtra los estímulos externos e internos. Es la mente de la razón y la lógica.


La mente subconsciente, en cambio, es más sutil y podemos recurrir a ella para acceder a cierta información, pero ella por sí misma no atiende ni a la razón ni a la lógica. Acepta todo lo que le llega sin cuestionar nada. Si algo sabe hacer es acatar órdenes. En ella se almacenan todo tipo de memorias, tanto si las recordamos como si no. Todas las vivencias y experiencias quedan en ella en forma de impresiones. Es la parte de la mente en la que se encuentra nuestra herencia energética. Es decir, así como heredamos nuestros rasgos a través del ADN, también heredamos bloqueos energéticos, fobias, traumas o energías negativas, y es en la mente subconsciente donde se almacenan. También es donde están nuestras creencias, pensamientos, juicios y cualquier cosa que la mente consciente haya dado como válida. Recuerda, no cuestiona, solo obedece.


La mente consciente es como el jardinero que planta semillas en su jardín, la mente subconsciente. El jardinero es el que siembra las semillas y hace lo que debe hacer para que esta crezca y se convierta en una planta hermosa. Se ocupa de darle agua, fertilizantes, sol, pero nunca desentierra la semilla para saber qué está ocurriendo. El jardinero sabe que, tras plantar la semilla y darle los cuidados necesarios, esta se convertirá en planta. Si el jardinero planta semillas de olivo, sabe claramente que crecerá un olivo y no un manzano. Sería muy absurdo que pretendiera obtener un manzano si lo que plantó son semillas de olivo, ¿verdad? Pues, en ese sentido, nosotros somos un poco absurdos a veces. Pretendemos que nuestra vida cambie sin cambiar nuestra forma de pensar y sin crear el estado vibracional necesario para atraer lo que deseamos en nuestras vidas.


Las semillas que planta el jardinero son como los pensamientos que pasan a nuestro subconsciente. Esos pensamientos crean emociones y esas emociones crean creencias. Ya que tenemos una creencia grabada en nuestra mente subconsciente, esta pone el piloto automático y actuamos inconscientemente según ella. Pero, no somos conscientes de que el 90% del tiempo o más actuamos de forma automática, sin pensar. Y es que nuestra mente subconsciente es poderosísima. Para que haya cambios en nuestra vida, hay que trabajar en concordancia con la mente consciente y con la mente subconsciente. Sin embargo, hay que saber acceder a nuestra mente subconsciente y usarla en nuestro beneficio y no en nuestra contra.


Eso es lo que hago la mayor parte del tiempo con mis clientes. Accedemos, limpiamos y amueblamos bien la mente subconsciente para que nuestro piloto automático nos lleve a alcanzar nuestros sueños y vivir más felices.

Quiero recalcarte que tu mente es tu posesión más valiosa. Siempre está contigo, pero sus poderes más asombrosos sólo serán tuyos cuando aprendas a utilizarla. Hay tres niveles en la mente: el nivel consciente o racional, el nivel subconsciente o irracional y el nivel supraconsciente o espiritual.


Pensamos con la mente consciente, y cualquier cosa que pensemos con frecuencia se hunde en la mente subconsciente, que entonces inicia un proceso de creación de acuerdo a la naturaleza de esos pensamientos conscientes. En la mente subconsciente es donde están la emociones. Es la parte creativa de la mente. Una vez que el subconsciente acepta una idea, comienza a ejecutarla a través de la ley de causa y efecto.


Si tus pensamientos son negativos, como “no lo conseguiré”, “no lo merezco”, “no puedo”, “es que soy demasiado tímido/a, lento/a, distraído/a …”, “nunca tengo suficiente dinero”, “mi enfermedad no me permite…”, “es imposible encontrar trabajo en estos tiempos” etc., tu mente subconsciente hará todo lo posible para crear esta realidad para ti. Obviamente, tu realidad será de fracaso, frustración e infelicidad. La tranquilidad mental y un cuerpo sano son inevitables una vez que empiezas a pensar y sentir del modo correcto. Ya que lo logras podrás tener buena salud, éxito y prosperidad.


El problema es que tenemos muchas resistencias. Y la mayoría de ellas se encuentran en nuestra mente subconsciente. Hay que saber acceder a ellas y liberarnos de ellas para ser capaces de cambiar nuestra forma de pensar y sentir. Pero por esto no te preocupes, yo me encargo de ayudarte.


Las PAS (Personas Altamente Sensibles) vivimos la vida con mucha más intensidad ya que nuestro sistema nervioso capta y reacciona en mayor medida a todos los estímulos externos e internos. Podemos pensar que como tenemos este rasgo de la personalidad nunca podremos hacer nada respecto a nuestra manera de vivir la vida. Esto es falso, las PAS, en cierto modo, tenemos una gran ventaja y es que, al ser tan sensibles, somos sumamente susceptibles al cambio. Cualquier trabajo que se haga a nivel energético y subconsciente, normalmente, se percibe el cambio mucho antes.


Recuerda, tu mente lo puede todo. Podemos programarla para lo que queramos, como no ser tan tímidos/as, para subir nuestra autoestima, para que no nos afecte tanto la crítica, para dejar de ser emocionalmente dependientes, para dejar de ser tan perfeccionistas, para tener más relaciones sociales, para manejar con más equilibrio nuestro trabajo y nuestro tiempo de descanso y mucho más. Yo estuve ahí y ahora llevo una vida más plena y feliz. Sí se puede.




Copyright 2019 María Codina | Todos los derechos reservados

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon