Ser altamente sensible no es tener un trastorno



Todas las personas, en mayor o menor medida, somos sensibles. Pero cuando hablamos de una persona altamente sensible (PAS) estamos refiriéndonos a una persona con una sensibilidad de procesamiento sensorial extremadamente fina.


El 20% de la población es altamente sensible. La alta sensibilidad no es un diagnóstico, es un rasgo de la personalidad, no un desorden.


Algunas PAS han desarrollado estrategias personales para manejar el rasgo y llevar una vida plena. Sin embargo, gran parte de las PAS, especialmente los que tuvieron infancias complicadas o con problemas, son más propensas que las no-PAS a la depresión, la ansiedad y la timidez.


A veces, pueden creer que tienen un desorden aunque no sea así. Las PAS representan una minoría en la sociedad a la que apenas se le comprende, y apenas se comprenden a ellas mismos, por lo tanto, buscan una explicación del por qué son tan diferentes.


En cuanto comprenden su rasgo y lo integran su vida cobra plenitud.


Copyright 2019 María Codina | Todos los derechos reservados

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon