Sé coherente y todo irá bien.

Es imprescindible tomar la decisión de que lo que nos dicen las otras personas no va a afectarnos negativamente. Esto es fácil cuando nos escuchamos y aprendemos a sernos fieles. Y ¿Cómo podemos sernos fieles?. Siendo coherentes. Y ¿Cómo podemos ser coherentes? Pensando, diciendo y haciendo exáctamente lo mismo.

El pensamiento positivo es necesario para nuestra salud. Siendo coherente en nuestras vidas puedes mejorar los hechos.

Cuando estamos en coherencia la opinión de los demás se torna relativa. Las personas siempre opinan para hacernos un bien, evidentemente según ellos, o bien por envidia. Con lo cual, la opinión más importante para nosotros es nuestra propia opinión.

Siendo coherentes y teniendo imágenes mentales y diálogos internos positivos, inevitablemente, nuestros sentimientos y emociones serán empoderadores y nuestra vida será mucho más plena y llena de mejores experiencias.

¿Te has parado a pensar si siempre piensas-dices-haces lo mismo?