Sé coherente y todo irá bien.

Es imprescindible tomar la decisión de que lo que nos dicen las otras personas no va a afectarnos negativamente. Esto es fácil cuando nos escuchamos y aprendemos a sernos fieles. Y ¿Cómo podemos sernos fieles?. Siendo coherentes. Y ¿Cómo podemos ser coherentes? Pensando, diciendo y haciendo exáctamente lo mismo.




Cuando estamos en coherencia la opinión de los demás se torna relativa. Las personas siempre opinan para hacernos un bien, evidentemente según ellos, o bien por envidia. Con lo cual, la opinión más importante para nosotros es nuestra propia opinión.


Siendo coherentes y teniendo imágenes mentales y diálogos internos positivos, inevitablemente, nuestros sentimientos y emociones serán empoderadores y nuestra vida será mucho más plena y llena de mejores experiencias.


¿Te has parado a pensar si siempre piensas-dices-haces lo mismo?

Copyright 2019 María Codina | Todos los derechos reservados

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube