Los 13 consejos de Buddha para cuando la vida se nos pone difícil.




1. LAS COSAS SON LO QUE SON.

Uno de los estresores más grandes es el sufrimiento. Nunca estamos contentos. Casi siempre estamos deseando que las cosas fueran diferentes de como son. Esto nos hace profundamente infelices. "Cuando esté delgada seré feliz", "cuando tenga ese coche, esa casa, esa ropa ... seré feliz", "cuando pueda viajar seré feliz", "cuando mis hijos se comporten de tal manera, seré feliz", o como la chica de la foto ... ¿qué hace ahí toda arreglada y compuesta, pasándolo mal porque el chico que le gusta está con otra chica?, ¿por qué anda deseando la atención de un hombre que ni la ve? Ahí está ella negándose a aceptar la realidad. ¿Qué le impulsa a seguir teniendo esperanzas? Sencillamente, se olvidó de ser ella misma. Si se autoconociera un poco más se daría cuenta de que ella vale demasiado para ese hombre y que hay otro mucho mejor para ella. Siempre podemos tomar decisiones. ¡No elijas la que te hace sufrir! No vale la pena.




2. SI CREES QUE TIENES UN PROBLEMA, TIENES UN PROBLEMA.

Todo se trata de la perspectiva desde donde mires el problema que tienes. Todo se trata de tus pensamientos en el momento presente respecto a ese "supuesto" problema. ¿Te has dado cuenta de que frente a un mismo problema en dos momentos diferentes de tu vida has pensado cosas diferentes y has actuado de manera distinta?


Si un problema persiste en tu vida, significa que aún no has actualizado tus creencias, aún sigues con las creencias que te formaste de niño.

Los pensamientos que tenemos van y vienen, y tú puedes decidir qué pensamientos quieres tener acerca de un problema. ¡Ojo! porque los pensamientos generan emociones, y dependiendo de cuáles sean, actuarás de una forma determinada u otra muy distinta.

La vida nos presenta todo tipo de dificultades para que evolucionemos a nivel de consciencia, nos enfrentemos a nuestros miedos y a pesar de ellos actuemos. Y como humanos, lo hacemos a través de nuestros pensamientos, creencias y emociones. El caso de la chica de la foto es un buen ejemplo de ello. Ella sí se podría haber quedado estancada y lamentándose. Pero decidió creer que no tenía un problema.




3. EL CAMBIO COMIENZA EN TI MISMO.

¿Todavía no te has dado cuenta de que la gente te trata como tú te tratas? ¿de que no tienes el dinero que mereces porque no te valoras? ¿de que nadie se acuerda de ti porque ni tú te prestas atención? ¿de que tu salud no es buena porque no te ocupas de tu cuerpo, la salud de tus emociones o de nutrir tu alma? ¿de que no encuentras pareja porque ni siquiera sabes quién eres? ...

Todo tu mundo exterior refleja tu mundo interior. ¿Qué nos impide conectarnos con nosotros mismos? la inseguridad, el miedo, las creencias que nos limitan, el sentimiento de dualidad, la inconsciencia ...

Desde pequeños nos han ido diciendo quiénes somos, pero siempre lo han hecho desde su propia perspectiva de la realidad. No nos permitieron ser nosotros mismos, con nuestras propias perspectivas. No se trata de criticar a nadie. Nosotros, sin darnos cuenta, hacemos lo mismo. ¡La buena noticia es que nunca es tarde! Se trata de darnos la oportunidad de autoconocernos, aprender a confiar en nuestros propios recursos internos, revisar nuestras viejas creencias y transformar las que ya no nos sirven, conectarnos con nuestro ser interior, y pensar, decir y hacer lo mismo en todo momento. De esta manera, serás capaz de tomar mejores decisiones, actuar de forma distinta y, consecuentemente, tener los resultados que tú deseas. Sí, los cambios comienzan por ti mismo. Aunque, pienso que no se trata de cambiar completamente, sino de transformar aquellos aspectos de nosotros mismos que hacen que la realidad que hemos creado no nos guste.




4. NO HAY MAYOR APRENDIZAJE QUE EQUIVOCARSE.

Los descubrimientos científicos más grandes de la historia no se dieron de la noche a la mañana. Tampoco aprendimos a caminar bien o a hablar bien nuestro propio idioma en un abrir y cerrar de ojos. Todo se basó en el ensayo-error. El problema viene con la frustración que sentimos al no alcanzar los resultados deseados. Normalmente, esto ocurre al tener expectativas demasiado altas.

Es esencial tener claro lo que uno quiere y saber qué esperar siendo realista. Aquí te van algunos consejos para que sepas ponerte objetivos bien formulados y qué hacer cuando aun así no los alcanzas:

Lo primero es que tu objetivo exprese lo que realmente quieres en positivo. Tu objetivo debe depender de ti, no de los demás. Debe ser alcanzable, ni demasiado grande, ni demasiado pequeño. Debe ser específico, saber cómo lo vas a medir. Debe contener evidencias sensoriales, es decir, qué vas a ver, qué vas a oír o qué vas a sentir cuando lo alcances. Y, muy importante, debe corresponder a tus valores, es decir, que no te arrepientas de haberlo logrado. Muchos objetivos hacen referencia al tiempo. En el caso de TPM, mi método de trabajo, no contemplamos ni el cuándo ni el cómo, pues trabajamos con la mente subconsciente y ella es quien se ocupa de esto.

Aun así, puede que consigas un resultado que no te guste. Aquí es donde no debes frustrarte. No pienses que es un fracaso, úsalo como retroalimentación y pregúntate: ¿qué me impidió conseguirlo? ¿qué me falta para conseguirlo? ¿qué puedo hacer diferente? y, si es necesario, plantéate un objetivo nuevo más pequeño. Y si decides seguir con el objetivo mayor, pregúntate: ¿y qué me va a reportar si lo consigo?

Todo lo que no te salió bien no es más que un gran aprendizaje para, si te esfuerzas y persistes, llegar a conseguir lo que quieras.




5. SI ALGO NO SUCEDE COMO ESTABA PREVISTO, SIGNIFICA QUE LO MEJOR ESTÁ POR LLEGAR.

"Todo sucede a la perfección, incluso cuando las cosas van mal. A menudo, cuando miramos hacia atrás, nos damos cuenta de que lo que consideramos malo, de hecho, fue lo mejor que pudo haber pasado. Sin embargo, cuando funciona, sin duda, estamos alineados con nuestro propósito de la vida. El universo siempre trabaja a nuestro favor." Puede que el universo te traiga cosas aparentemente "malas", pero siempre son en pos de tu evolución, para que eleves tu consciencia, trascendiendo las emociones que te provocan ciertas situaciones o personas y puedan llegar cosas o personas mejores.


Un par de ejemplos:

A veces ponemos mucho esfuerzo en conseguir un puesto de trabajo determinado y no nos lo dan. Entonces, con el tiempo, conseguimos otro mejor. Y cuando digo mejor, me refiero que es el trabajo perfecto para tu evolución personal en este preciso momento.

Lo mismo ocurre con las parejas. Te casas con toda la ilusión del mundo, hasta que la muerte os separe y, no sabes cómo, acabas separándote. Aquí lo mejor no es que te quedes destrozado para el resto de tu vida, sin superar tu trauma, sino que experimentes tu dolor, examines los patrones de comportamiento que te han llevado ahí, los trasciendas y generes nuevos patrones. Así es como te llegará una pareja mejor. Y me preguntarás, ¿cómo se hace eso de trascender los patrones de comportamiento? Imagínate que alguien te pegó. Pregúntate: ¿por qué me pegó? ¿qué aprendí de mí mismo? ¿qué cambió en mí esto? ¿cómo soy ahora gracias a esta situación? Y cuando comprendas para qué sucedió, agradece y honra esa experiencia vivida y podrás pasar a otra historia mejor porque estarás actuando de forma muy distinta.




6. APRECIA EL PRESENTE.

El pasado sólo puede existir en el presente como memoria. Depende de cómo pienses de él, cambia la experiencia de lo que viviste. El futuro sólo existe también en el ahora, como expectativa. Por lo tanto, lo único que puedes manejar es el ahora, el instante presente.

La mujer de la foto, dejó de preocuparse por su peso y de tener la expectativa de que cuando estuviera delgada se pondría un bikini. Lo hizo al revés, yo soy feliz ahora y disfruto de lo que me da la vida en este momento presente. ¡¡Bravo!!




7. DEJA EL DESEO DE LADO.

Desear en sí no es nada malo. De hecho nos marcamos nuestros objetivos a partir de un deseo. El problema viene cuando nos apegamos a los resultados. Nos creamos expectativas y nos aferramos a ellas. Cuando comprendemos que estamos siempre en constante evolución, no nos debe importar tanto no alcanzar nuestros objetivos a la primera. Si eres capaz de desapegarte de los resultados, no sentirás tanta frustración y serás capaz de reformularte el siguiente objetivo. A medida que aprendemos a hacer esto, somos capaces de cambiar nuestros pensamientos y forma de actuar, mejorándonos a nosotros mismos constantemente, y siendo capaces de alcanzar nuestros objetivos sin sentirnos siempre frustrados, que lo único que hace es desencadenar una fuerte energía negativa que retrasa nuestro crecimiento personal. Se trata de entender que todo lo que necesitas vendrá a ti. Ejercita el músculo de la fe y estate dispuesto a crecer durante el proceso.




8. COMPRENDE TUS MIEDOS Y SÉ AGRADECIDO.

Sentir miedo puede llegar a paralizarnos. El miedo es algo que dificulta nuestro desarrollo personal, si no hacemos nada al respecto. Por el contrario, el miedo puede ser nuestro gran aliado cuando comprendemos porqué está ahí. El miedo nos da la oportunidad de conocernos mejor y, si eres de las personas que comprende que la vida es un constante crecer y evolucionar, podrás ver en él una gran oportunidad para aprender sobre ti mismo. El miedo es una ilusión, una ilusión creada por nuestros propios pensamientos. ¿Cuántas veces has tenido miedo de hacer algo y al hacerlo te has dicho "¡ah, pues no era para tanto...!"? Ten cuidado con lo que piensas. Si tus miedos están provocados por pensamientos negativos, recuerda que atraes lo que piensas. Y si no, ¿a quién no le ha pasado tener miedo a caerse?, "me voy a caer, me voy a caer...", y zas, vas y te caes¡ ¿O de que no te den un trabajo? "No voy a conseguir ese puesto de trabajo, y si no lo consigo no sé cómo voy a mantener a mi familia..." Ese propio miedo, generado por esos pensamientos hacen que te caigas o que no consigas ese trabajo.

Para controlar tu miedo, puedes preguntarte: ¿es verdad lo que estoy pensando? ¿es absolutamente cierto lo que estoy pensando? Probablemente no puedas asegurar al 100 que eso vaya a ocurrir. Entonces, la siguiente pregunta es: ¿qué emoción me provoca pensar esto? y ¿quién sería yo sin esta emoción? Luego dite todo lo contrario, es decir, en lugar de decir "me voy a caer", di "lo voy a conseguir" y en lugar de decir "no voy a conseguir ese puesto de trabajo", di "el puesto ya es mío". Piensa que tus pensamientos son órdenes para tu cerebro y para el universo. ¡¡Vigila qué órdenes eliges!!





9. EXPERIMENTA LA ALEGRÍA.

En el momento en que comprendemos que la vida nos hace enfrentar situaciones difíciles para poder evolucionar y trascenderlas, no podemos por menos que tomárnoslas como lo que son. Una cosa es el dolor y otra es el sufrimiento. El dolor es algo que no podemos más que sentirlo, experimentarlo y trascenderlo. El sufrimiento es algo muy diferente. El sufrimiento es opcional. Sufrimos cuando no somos capaces de trascender una situación de dolor. Al dolor hay que darle su espacio, sin embargo, si te resistes a soltarlo, se convertirá en sufrimiento. El sufrimiento siempre nos dice algo sobre nosotros mismos. Cuánto antes lo aprendas, antes recuperarás tu alegría y, por consiguiente, atraerás más situaciones felices. Cómo siempre, los niños pueden enseñarnos mucho de esto.




10. NUNCA TE COMPARES CON LOS DEMÁS.

Trata de ser feliz con lo que tienes, no con lo que no tienes. Tienes mucho más de lo que necesitas para ser feliz. Si aún no te has dado cuenta es porque siempre te estás comparando. Si te quieres comparar, hazlo con los que tienen menos y te darás cuenta de lo que te estoy diciendo. Sin embargo, el compararse es una absoluta pérdida de tiempo. Mejor dedica tu tiempo a conocerte a ti mismo y descubrir todo lo bueno que hay en ti. Eso implica descubrir tus recursos internos, tus pasiones y la misión que has venido a realizar. Y si te has de comparar, compárate solo contigo mismo. Observa solo tu progreso. Eso te hará mucho más feliz que andarte comparando con los demás.




11. NO ERES UNA VÍCTIMA.

Si te sientes víctima de alguna situación, significa que aún no has comprendido que todo depende de ti, o puede ser que sí lo hayas comprendido pero no sepas cómo salirte. En algunas situaciones, no basta con tener el valor para salirte, también hace falta una coach de salud o de vida para guiarte en el proceso.

Lo que puedes hacer cuando te encuentres en una situación desagradable, es dar las gracias y preguntarte: ¿para qué he atraído esto a mi vida?, ¿qué necesito aprender de esta experiencia?

Muchas veces tiene que ver con el amor propio y saber poner límites. En cualquier caso, estas situaciones desagradables están ahí para que aprendas. El problema de salirte de una experiencia de victimismo sin aprender nada es que seguirás atrayendo más experiencias similares. Y esto ocurrirá hasta que aprendas la lección. Por eso, es muy importante que te hagas una pregunta más: ¿qué debo cambiar en mí para no volver a ser una víctima?




12. TODO CAMBIA.

Como dice el refrán "no hay mal que cien años dure". No hay adversidad que no sea pasajera, pues nada se puede prolongar eternamente. Todo en esta vida es dinámico, todo cambia en cuestión de segundos. Si te encuentras en una situación en la que no sabes qué hacer, no hagas nada, no te lamentes, ten paciencia, pasará.




13. TODO ES POSIBLE.

Esto es algo que muchas veces nos cuesta creer, pero estoy segura de que conoces personas a las que les han sucedido cosas increíbles. Estas personas son las que han elevado su consciencia, son las que saben quienes son y han puesto todos sus recursos internos a trabajar. Para ello tenemos que aprender a acallar nuestros pensamientos y escuchar nuestro interior. Cuando estamos conectados con nuestro ser interior nos resulta más fácil encontrar maneras de pensar distintas y hacer las cosas de forma diferente; para hacer lo imposible, posible.


Leer otros posts: www.coachmariacodina.com/blog

Reserva tu cita con María Codina: www.coachmariacodina.com/contacto


#tumentelopuedetodo #coachmariacodina #theparcmethod#personasaltamentesensibles #altasensibilidad#desarrollopersonal#crecimientopersonal #espiritualidad

43 vistas

Copyright 2019 María Codina | Todos los derechos reservados

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon