Cómo hacerte inmune a la crítica cuando eres tan sensible a ella.

No hay nada como el reconocimiento para subir la autoestima en una persona. Cuando elogiamos a una persona su energía cambia. No solo cambia la de la persona que la recibe, sino también la de la persona que elogia, incluso del lugar donde están. Sin embargo, elogiar y reconocer no es algo demasiado extendido en muchas culturas. Es más, normalmente tendemos a ver lo negativo de las personas, las situaciones o las cosas.


Además, si alguien te elogia, puede que tenga intenciones escondidas o que quiera conseguir algo de ti. Tu jefe podría decirte: “Oye que bien trabajas, eres increíble, eres el mejor, no sé qué haría yo sin ti. ¿Puedes hacer horas extras este fin de semana?” Tu jefe tenía segundas intenciones. Sin embargo, cuando tú te dices: “Soy el mejor, trabajo mejor que nadie, soy increíble” no hay intenciones ocultas. Lo que más te va a hacer subir tu autoestima son tus propios elogios.


Las personas infelices, que se sienten inadecuadas y que se sienten inferiores son las que más critican. Quizás nunca les elogiaron a ellos cuando eran niños. El problema es que suelen rebajar a otras personas para sentirse superiores o enaltecerse. Estas personas muchas veces no son conscientes de que hacen daño con sus comentarios. Pero hoy no quiero hablar de ellas, hoy quiero hablar de ti, de quien recibe las críticas. Todos las recibimos en algún momento dado. Y muchas veces somos nosotros mismos los que nos auto criticamos. A veces, somos capaces de hacernos mucho daño.


Algo sorprendente de tu mente es que se cree literalmente todo lo que tú le dices, tanto si te elogias como si te criticas. Todo lo que te dices lo acepta como verdad. Y dependiendo de lo que te digas, tu energía vibrará en alta o baja frecuencia. Y, si tu crítica es muy feroz, hasta puedes enfermar.


Por supuesto, hay un tipo de crítica que es constructiva. Sin embargo, quiero centrarme en la crítica destructiva. El criticarse a sí mismo no es algo que haga un niño en sus primeros años de vida. El auto criticarnos es algo que aprendemos a hacer. Y nos sale de forma natural después de haber recibido y aceptado mucha crítica.


Lo que ya pasó, pasó. Sin embargo, no tienes por qué dejar que la crítica de los demás te afecte. Nadie tiene derecho a hacerte sentir mal, a menos que tú le creas y lo permitas. Para lo que ya creíste hay maneras de trabajarlo y liberarte del mal que te hizo. Yo ayudo a mis clientes con TPM obteniendo muy buenos resultados. Cuándo uno reacciona muy mal a alguna crítica, normalmente esa crítica es un detonador de algún bloqueo emocional o alguna otra energía atrapada anteriormente. No sé si te habrás fijado que reaccionamos de forma diferente a las críticas destructivas que nos hacen. Algunas nos resuenan y nos quedamos destrozados y otras, simplemente, nos dan igual. En el caso de las personas altamente sensibles es más complejo. A estas personas, que captan muchas sutilezas y son muy empáticas, les cuesta más lidiar con la crítica.


En cualquier caso, hay dos cosas que podemos hacer para inmunizarnos a la crítica. La primera, es aprender a lidiar con la crítica destructiva. Cuando alguien te diga algo horrible acerca de ti, o haga comentarios malintencionados, duros, dañinos y excesivamente críticos, puedes reaccionar usando alguna de las siguientes respuestas:

1. Oh, gracias, ya veo cómo piensas.

2. Uy, perdona, ¿qué dijiste?, no te oí.

3. Ah, ya veo, ¿intentas hacerme sentir mal?

4. Pues no te va a funcionar porque no me afecta lo que digas. ¡Quédate con tus comentarios!

5. ¿Sabías que los que son muy criticones se guardan las peores críticas para sí mismos?

6. No te gustas nada ¿eh?

7. Estás teniendo un mal día ¿verdad?

8. Deberías ser más tolerante de lo que tú percibes como deficiente en otros.

La idea es que tú no aceptes la crítica destructiva. Y si no puedes contestar en voz alta, sencillamente, piensa: “¡No, esa mierda no es mía! No la acepto.” No permitas que otras personas destruyan tu autoestima con sus problemas. Y aquí es dónde viene la segunda cosa que puedes hacer, y que es la más poderosa: auto elógiate. Dite constantemente cosas buenas de ti. Dite todo lo que te hubiera gustado escuchar de ti. “Soy una buena persona. Soy bueno en mi trabajo. Le gusto a la gente. Soy un buen amigo. Soy un buen padre. Soy una buena madre. Soy un buen estudiante. Soy una buena esposa. Soy un buen esposo. Soy talentoso, brillante, listo, dotado, amoroso, suficiente y amigable”. Haz una lista de todos los cumplidos que te gustaría oír y dítelos. No pares de decírtelos hasta que tu mente subconsciente los acepte y empiece a vibrar y actuar en consecuencia.


Tú eres quien te puede hacer sentir mejor que nadie. No importan tus circunstancias, empieza por ti. Elógiate y no aceptes ninguna crítica destructiva por parte de nadie, ni siguiera de ti. Recuerda, nadie te puede rechazar o rebajar, a menos que tú se lo permitas. Hazte inmune a la crítica y usa tu sensibilidad para ver todo lo bueno en ti y elogiarte.



Coaching para Personas Altamente Sensibles: https://www.coachmariacodina.com/soy-pas


Contacta con María Codina: www.coachmariacodina.com/contacto


Leer más posts: https://www.coachmariacodina.com/blog


#tumentelopuedetodo #coachmariacodina #theparcmethod#personasaltamentesensibles #altasensibilidad#desarrollopersonal#crecimientopersonal #critica

Copyright 2019 María Codina | Todos los derechos reservados

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon