10 maneras de aumentar la oxitocina



La vida cotidiana nos impone un ritmo acelerado y demandante que nos causa estrés. El estrés prolongado impacta en nuestro sistema inmune, pudiendo provocar malestar, falta de sueño, trastornos digestivos, infecciones y nos predispone a la obesidad y todo tipo de enfermedades. Nuestro cerebro nos pide calma, placer inmediato y, si no hacemos nada por reducir nuestro estrés, el cerebro nos inducirá a conductas para paliar la ansiedad, como comer dulces, tomar alcohol, auto medicarnos, etc. El estrés no desaparece, hay que aprender a gestionarlo. Una manera muy sencilla de generar situaciones placenteras, que provoca confianza, mejora las relaciones y disminuye el estrés es aumentando la oxitocina. La oxitocina es la hormona del amor, de la calma y el contacto.



1. ¡Haz actividades que te gusten!


Yo amo el mar, la isla de Menorca, pasar tiempo con mi familia y mis amigos, dibujar, leer, estudiar, pasar tiempo con mi perrita, escuchar música, conversar, pasar tiempo sola, viajar mejor con buena compañía y mi trabajo.

Y a ti, ¿qué te gusta hacer?



2. ¡Reír es la mejor medicina!


Procura ver películas cómicas, llamar a algún amigo que te haga reír, recordar situaciones ridículas que te hayan ocurrido a ti o a alguien más, contar o que te cuenten chistes, reírte de ti mismo, o simplemente empezar a reírte sin ganas y verás como acabas partiéndote de la risa.


¿Recuerdas cuándo fue la última vez que te reíste a carcajada limpia? ¿Qué fue lo que te hizo reír?



3. ¡Sigue jugando!


Si te olvidaste de cómo se juega, sólo tienes que observar a los niños jugar. Verás cómo hacen tonterías sin autocrítica o autoconciencia. Enfráscate en el juego de lleno, sin miedo y disfrutando de esas actividades tan divertidas.


¿Crees que ya estás demasiado mayor para jugar?



4. ¡Sé generoso con tus abrazos!

Cuando das un abrazo de corazón a corazón, literalmente los corazones laten juntos mientras dura el abrazo. Es una manera de conectarte con la persona que estás abrazando y hacerle saber que te importa.


¿Cuándo te abrazaron por última vez? Y tú ¿cuándo abrazaste por última vez? ¿Sabías que las personas mayores que son abrazadas a menudo viven más tiempo?



5. ¡Da o recibe un masaje!

Tanto si das como si recibes un masaje, el tocar es una bonita manera de aumentar tus niveles de oxitocina.


¿Te gusta que te den masajes? ¿Te gusta darlos? ¿Sabes pedirlos? ¿Crees que mereces gastar en que te den un buen masaje?



6. ¡Pasa tiempo con tu animal de compañía!

Poder conectar con un animal a un nivel no verbal es una experiencia muy bonita. Ellos nos dan amor incondicional y esa forma de aumentar nuestra oxitocina no tiene precio.


Si tienes y te gustan los animales, ya sabes de qué estoy hablando. Si no, y si no te dan pavor, prueba a acariciar uno por 5 minutos y luego cuéntame qué sentiste.



7. ¡Sé caritativo con los demás!

Darse a los demás es una manera maravillosa de esparcir la bondad en el mundo y de aumentar tu oxitocina a cambio.


Hay mucha gente que agradecería tanto tu ayuda ... Sin embargo, no hace falta que te vayas muy lejos, mira en tu entorno, dedícate a pensar en las personas que te rodean ¿podrías hacer algo para hacer la vida más agradable a alguien de tu familia, de tu trabajo, de los lugares dónde haces tus compras, de la cajera de tu banco ...? A lo mejor no se trata de hacer algo, sino de dejar de hacer algo...



8. ¡Involúcrate en tu comunidad!

Dar ayuda a otros y permitir que otros te ayuden es un intercambio maravilloso que hace que tus niveles de oxitocina aumenten y te hace sentir genial.


¿En qué proyecto de ayuda podrías involucrarte mañana mismo si así lo decidieras?



9. ¡Ten intimidad!

La oxitocina suele relacionarse con el acto sexual, sin embargo, un simple beso sensual de tu pareja hace que tus niveles de oxitocina se eleven.


Y si no tienes pareja, date tú caricias, besos y más.



10. ¡Sé agradecido!


Escribe notas de agradecimiento a las personas que te hagan la vida agradable y más fácil. Dedica, también, unos 10 minutos al día a escribir o decir "Doy gracias por...". Hazlo sin parar. Es posible que el primer día te cueste un poco, pero pronto empezarán a salir cosas que ni te imaginas ahora. A medida que detectes cosas que agradecer irás aumentando tus niveles de oxitocina y eso te permitirá ver y descubrir más y más cosas que agradecer.


Convierte el agradecimiento en una práctica diaria y verás cómo se transforma tu vida para mejor.


Leer más artículos: www.coachmariacodina.com/blog

Información: www.coachmariacodina.com

Reserva tu cita con María Codina: www.coachmariacodina.com/contacto


#tumentelopuedetodo #coachmariacodina #theparcmethod#personasaltamentesensibles #altasensibilidad#desarrollopersonal#crecimientopersonal #bienestar #agradecimiento



73 vistas

Copyright 2019 María Codina | Todos los derechos reservados

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn Social Icon